19.7.09

Esto llegó a su fin. Por: Diego Guillen. MUCHAS GRACIAS AMIGO.

(Te la debía fhernando. Aquí está, espero que te guste.)
Desde el momento en que se abrió el telón y viste a toda esa gente ahí sentada, esperando a que hicieras algo, a que dijeras algo, esperando a que los hicieras reír, o tal vez llorar. Lo más frustrante aquí, es que ni siquiera puedes verles la cara, las luces limitan tu vista, las luces distraen tu atención, los nervios invaden todo tu ser, y en ocasiones, éstos son los culpables de que todo lo que ensayaste por meses se vaya a la basura, de que simplemente se borre de tu mente, de que paralice tu cuerpo, tus piernas no respondan, tu lengua no trabaje. Tu cabeza da vueltas, mientras intentas recordar tus líneas, mientras luchas por acordarte de los diálogos, o de los pasos de baile.

Es ahí cuando te das cuenta de que los ensayos no lo son todo, que a veces es necesario improvisar. Es ahí cuando te das cuenta de que los ensayos sólo sirven para darte una idea de lo que tienes que hacer, son una base, una guía que te aconseja y te dice cual de todos es el camino más fácil, no es necesariamente lo que tienes que hacer. Te das cuenta que eres libre, que puedes inventar mil y un maneras de decir las cosas, de hacer las cosas. Es ahí cuando descubres que tu creatividad no tiene límites, que eres más grande de lo que muchas personas creen, de lo que tú mismo crees, y sí, eres libre.
Es en éste punto en el que el hombre puede comparar una profesión con la vida misma: el teatro con la vida, la vida con el teatro, la vida del teatro, o quizás el teatro de la vida.
Es aquí cuando un estilo de vida se fusiona con la realidad, pero:
¿Qué es la realidad?¿De quién es la realidad?¿Cuánto dura esa realidad?
O tan siquiera:
¿Existe una realidad?
No lo sé, y tal vez nunca lo sepa, Honestamente, no comparto una pasión por el teatro, como muchos de mis amigos lo hacen. Pero sé lo que es una pasión, por que lo he vivido, por que lo estoy viviendo. Supongo que en ciertos aspectos puede llegar a ser parecido.

Es ahí, cuando estás parado ante tanta gente, que descubres que el teatro, tu mundo, está en constante movimiento, que las personas que fueron a verte ayer no estarán hoy, que las personas que más aplaudieron la semana pasada ya se olvidaron de ti. Que los aplausos que recibiste el día anterior pueden estar embarrados de hipocresía, o llenos de sinceridad y respeto.

Pero no te preocupes, La gente va y viene, los aplausos no terminan, las luces no se apagan.
Aún hay miles de personas ahí afuera esperando por verte en el escenario, haciendo lo que más te gusta hacer, haciendo lo que mejor sabes hacer. Aún hay millones de manos que te deben billones de aplausos.
Gente sobra en tu vida. Sigue adelante, que por ese foro pasaran muchas personas, muchas amistades, muchos enemigos, muchos hermanos, muchos amores, personas que significarán algo hermoso en tu vida, personas de las cuales ni siquiera te enteres de su existencia, pero que gracias a todos ellos, te has convertido en lo que eres, y eso es motivo de orgullo. Aún hay un sinfín de obras que te esperan, incontables personajes esperando a que des todo de ti, que los sientas, que los vivas, que los traigas a este mundo como sólo tú sabes hacerlo. Pero sobre todo, no te olvides de esto, y más importante, no lo descuides:
La obra más importante será tu vida.
Y el personaje principal que requiere más de ti, eres tú mismo!
No Tengas Miedo.
Disfrútalo.
De: Diego Guillen.

2 comentarios:

Call me: Nano dijo...

Ahora yo mismo comento:
Gracias a Diego Guillen por escribir esto para el blog, en el momento preciso.
BABES ILY! :)

Se terminó un ciclo y las personas que lo formaron son INCREÍBLES!
GRACIAS A TODOS por ayudarme a ser quien soy :) POR NO SOLTARME EN ESCENA, POR COMPARTIR SU PASIÓN POR EL TEATRO, Y POR ABRIR NUEVOS TELONES.

Ju dijo...

Haaaaay casi me hacen llorarrrrr :)
hermososssss!